viernes, septiembre 21, 2007
Posteado por Libelula a las 12:07 a. m.


Pasamos gran parte de nuestra vida en el colegio.
Para muchas personas, esta es la mejor etapa de la vida.
Quieren volver a repetirla una y otra vez, algunas intentan seguir cultivando las amistades que allí germinaron, y otras se rinden antes de intentarlo.
Conocer a las personas con las cuales compartes gran parte del día, pasa a ser algo que se hace sin notarlo, de la misma manera que respiramos. No estamos concientes de la necesidad de conocer, pero vaya que es grande.
Durante esos años, conocí personas que ahora son importantes en mi vida, otras que lo fueron, y algunas otras que marcaron etapas de gran importancia en esos años.
Personas que amaban la música, que se abrazaban a ideales, que compartían sonrisas, que interpretaban los sueños.
Desde amantes de Nirvana, a alguien que leía el Tarot, todos aquellos, en su conjunto y en su individualidad, cambiaron algo en mí.
Tal vez en esos años me protegí más de lo que debía, pero poco a poco el temor se alejó, y ahora veo tan distintos aquellos días.
Hoy me encontré con tres de ellas. Tres compañeras con las cuales compartí mucho más que el aire de aquella sala de segundo piso. Ha pasado tanto tiempo, y a la vez, cuando las ví, fue volver a esos minutos, una vez más.
Nos pusimos al día desde la última vez, nos sorprendimos con algunos cambios, y comprendimos otros, algunas palabras no tuvieron oportunidad de salir, pero sin duda alguna, volvimos a ser aquello que ya eramos: unas cotorras.
Desde que salí del colegio, he cambiado mucho.
Nunca valoré algunas cosas que ahora veo con los mismos ojos que han cambiado tanto.
Debe ser que más que el colegio, es la vida la que enseña, y durante esos años, enseña más que palabras y operaciones matemáticas.
Y ahora me arrepiento de no haber aprendido con más personas algo que no fue un apunte, ni materia en clases, ni pregunta de prueba: transformar el compañerismo en amistad.
Unas pocas relaciones desde el colegio prosperaron, y otras, esperan una eterna respuesta, una señal o alguna casualidad.
No me rindo.
 
16 Comentarios:


At 21 septiembre, 2007 02:13, Blogger Diosjano

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

At 21 septiembre, 2007 03:39, Blogger Diosjano

Bueno la verdad es que no he hechado de menos a mis compañeros de colegio(no mucho). Yo sali el 2004 y no muy feliz. Apesar de eso tengo un grupo de compañer@s que recuerdo mucho y siempre los tengo presentes.
Al entrar a la U se conce otro tipo de personas, unos muy buenos y otros muy malos, es decir, excelentes amigos y muy malos y traicioneros amigos.
Pero aun que sea bueno o malo todo sirve como experiencia de vida y de una u otra manera influye en tu madures

 

At 21 septiembre, 2007 05:48, Blogger La interrogación

Pues es posible que al vivir las cosas con más intensidad en la infancia, la etapa del colegio nos marque tanto.
Pasar prácticamente todo el día con personas que están en el mismo momento de crecimiento hace que los descubrimientos se hagan a la vez y el juego es más divertido y el aprendizaje de muchas cosas las vinculas a aquellas personas.
Me gustaría volver a vivir un día de aquellos.

 

At 21 septiembre, 2007 10:33, Blogger JuanitO

Fran!, que genial esa imagen, fue una de las primeras que recibi de ti hace aaaaños, ver como la dulce niña se transformo en una gran mujer a mi me llena de orgullo, eso no lo olvides =***** (sigues siendo tan dulce como antes, que conste!)

 

At 21 septiembre, 2007 11:08, Blogger artedesantiago

Que bonita oportunidad, de rememorar nos haces pasar amiga, ya que al leer tu historía de nostalgias y reflexiones, inevitablemente, uno hace su propio ejercicio. Bueno es cierto que los años de colegio, son imborrables en la memoria, y que uno por esas circunstancias de la vida, quizás no aprovecha a cabalidad, pero ahí están, bellos y transparentes, que nos sirven para el hoy en terminos de preservar esos sentimientos, que nos permiten desenvolvernos con propiedad(me refiero a los afectos, que construyen en parte nuestra reserva moral)Esto ya que las materias estudiadas, se siguen aprendiendo en las instancias superiores.
Buen texto rememorativo
Un abrazo

 

At 21 septiembre, 2007 16:54, Blogger Jinekoloko

.
Y TÚ QUÉ OPINAS
de esto ???

...

 

At 21 septiembre, 2007 18:12, Blogger kityta

sinceramente, las amistades del colegio son con las que se crean mayores lazos, porq probablemente es con quien mas tiempo compartiste... =)
yo a veces extraño llegar a una sala y ver a mis cmpañeras... escuchar las risas interminables, los comentarios chistosos, los rostros conocidos..

pero debo admitir q la epoca universitaria, tiene un monton de cosas nuevas q son irremplazables, y con las q me quedo absolutamente.

 

At 21 septiembre, 2007 21:10, Blogger Clau Clau

Lo leí dos veces porque es un completo recorrido por las salas que me gustaria nunca dejar.

Francamente considero que el colegio es algo infalible y que define muchas cosas del futuro y a veces no me lo he tomado en serio.
Por otra parte creo que recordaré el colegio con la música de The shins, Dj sammy, Moby y hasta las spice girls (rara mezcla, pero bonitos recuerdos)

Uno madura en el colegio, aproximadamente empiezas en primero medio...pero ya en tercero te das cuenta que no quieres crecer (yo no quiero) :/

En fin niña,
me hiciste meditar con tu texto.

Saludos!
te leo pronto

 

At 21 septiembre, 2007 21:11, Blogger Clau Clau

A mi tb me postió una vez el tal Jinekoloko (es un weón con perversiones cuáticas que no se atreve a dar la cara)
Ya me di cuenta...

bye

 

At 23 septiembre, 2007 14:12, Blogger Santiago Paz

Yo no puedo decir lo mismo de mis propios ex-compañeros del colegio. Unos más que otros pasaron para mi, sin pena ni gloria. Unos han desaparecido una vez que sonaron las últimas campanadas de ese triste año -para mí- de 2002. Otros rara vez se aparecen y hablamos algunas palabras. Pero ya nada es igual.

Todo tiempo pasado fue mejor.


Beijos, querida.



atte:
Paz

 

At 23 septiembre, 2007 17:53, Blogger 24 de Enero

y yo que quiero puro salir del colegio...

 

At 23 septiembre, 2007 19:21, Blogger Luis Alejandro Bello Langer

No repetiría el Colegio...sí, la Universidad; lo que pasa es que en el Colegio lo pasé bien cuando ya era demasiado tarde...en todo caso, recuerdos gratos tengo a montones.

¿Amistades de esos años? No me queda ninguna...aunque desde hace meses estoy pensando en "googlear" los nombres de los camaradas de esos años por si algo se produce. Ni hablar de encuentros casuales en la calle...nada. Pero nunca es tarde, creo.

Saludos cordiales.

 

At 23 septiembre, 2007 19:29, Blogger Edge

Sin duda que ha sido la mejor época de mi vida...

SalU2
T.

 

At 24 septiembre, 2007 01:10, Blogger JuanitO

Feliz Cumpleaños Fran
=*************
Un gran abrazo para ti, te quiero muchisimo mi niña romanticash :B

 

At 24 septiembre, 2007 02:00, Blogger Juan Pablo Belair Moreno

... con mis compañeros del colegio nos vemos sistemáticamente, pero solo una vez al año, nadie es amigo del otro, somos extremadamente distintos, pero nos une algo imperecedero, haber compartido la experiencia única de ser niños, donde aprender y equivocarse no cuesta mucho...

... la historia tiene ese gustillo, más la propia cuando se ha tendido a olvidar, pero lo tiene gracias a los distintos puertos donde se ha llegado y desde donde se observa girando la cabeza y los ojos hacia atrás...

 

At 24 septiembre, 2007 03:04, Blogger Nicole

j0j0j0!! paré ke le apunté justo al cumpleaños!!! :D sabía que por aquí andaba, pero no que era hoy :P (como me acuerdo de los signos, me acuerdo de las "épocas" de los cumple XD)
Un abrazo grande por eso, y que sea un lindo día!! :D

Respecto del texto... u.u... me hace pensar en la chorrera de cursos por los que pasé (sacando cuentas, al final pasé por 9 colegios XD)... de algunos ya ni el nombre recuerdo... con los que me acuerdo hago otro corte y me quedo con los que fueron más cercanos.
Y no sé si será más el paso del tiempo o el no haber "transformado el compañerismo en amistad" el que me hace sentir tristeza por lo que en estos reencuentros veo y me doy cuenta: que "de algo me perdí"... como te comentaba en mi post anterior, me sorprenden las lejanías y cercanías que puede uno tener con quien se comparte a diario (y no lo digo solamente por las cosas tuyas que pudieron haber quedado sin conocerse, sino tb por las propias)!, así como la transformación que uno mismo ha tenido en la lejanía física...
Al final, lo que queda es agradecer estos espacios como oportunidad para reinventar una amistad y estar atento a los nuevos "compañeros de vida", por llamarlos de algún modo, empaparse con lo que nos puedan enseñar...
Cariños
Nicole