jueves, abril 26, 2007
Posteado por Libelula a las 4:22 p. m.


Hay cosas que quisiera tener.. otras que quisiera perder..
Hay palabras que debería haber callado, nunca haberlas dicho, y hay cosas que debería haber gritado.
Hay cosas que debería haber hecho, y otras tantas que debería haber dejado de hacer para que otros las hicieran...
Hay silencios que quisiera haber respetado, y otros que simplemente debería haber roto..
Hay besos que debería haber dado.. y otros simplemente haber olvidado..
Hay tantas cosas que debería... que quería... pero son tantas, pero tantas.. que me hacen ser quien soy.
Y para eso.. no hay ningún "debería", ni "quería".
Fue y dejó de ser.
Estúpidamente orgullosa de haberme equivocado, y más aún de haberme caído tantas veces.
Esas cicatrices de caídas, han hecho mis rodillas más fuertes, a sí que no descarto que esta fortaleza algún día me sirva para algo más.
Pero no me cuentan cuentos, ya sé como es caer y poder pararse.
Y puedo decir que es un logro mío.
Hay que andar siempre preparada con un corrector para mejorar los errores y convertirlos en aciertos.
Y -por sobre todas las cosas- saber cuando es útil utilizarlo.
 
jueves, abril 19, 2007
Posteado por Libelula a las 9:53 p. m.


Una de las cosas más complicadas en la vida son las relaciones.
Desde que nacemos, hasta que morimos, estamos regidos por ellas día y noche.
Y más complicado aún, es mantenerlas en una sana armonía.
Por ahí leí una frase que me ha quedado en la cabeza por varios días.. "No es lo que París te da, es lo que no te quita". Y en las relaciones es igual. No es lo que alguien te da, es lo que no te quitan a cambio de aquello que te dan.
Las relaciones que más duran en el tiempo muchas veces no están basadas en 100% de amor, sino en un porcentaje bien variado de Honestidad, Confianza, Amor, Respeto y otras yerbas.
Para mí, en cualquier tipo de relación, lo que nunca puede estar a prueba es la Honestidad. Simplemente no puede. No y punto.
Sin honestidad.. no hay nada donde basar una relación, y esto sí que es el cimiento.
Sin honestidad, no hay confianza, sin confianza, no hay respeto, y sin respeto no hay amor... y podría seguir así enumerando cosas.. pero creo que es suficiente para entender el punto al que quiero llegar.
Y muchas veces, por un poco de amor propio, tenemos que exigir lo que merecemos, ni un poco menos, y ojalá que un poco de más.
Y no hablo sólo de las relaciones de pareja-amor.
Sino que en todas las relaciones que existen.
Y más aún en la Amistad.
Es por la misma razón que tenemos dos oídos y una sola boca.
Para escuchar el doble de lo que decimos.
Y en el mismo sentido, nuestro cerebro está casi dividido en dos, es decir, para que pensemos más de lo que actuamos, y entreguemos más de lo que recibimos.
Y finalmente, demos más de lo que quitamos.
 
domingo, abril 15, 2007
Posteado por Libelula a las 10:21 p. m.


Casi siempre es complicado comenzar una nueva entrada en este blog. Son tantas las cosas que quiero decir y me cuesta ver donde está la punta de la madeja para comenzar a desatar la lana.
Dicen que quien empieza muchas veces algo avanza poco porque siempre comienza desde cero. Es empezar de cero, conocer los errores y querer comenzar en una página en blanco?
Es más sabio esto o es mejor seguir un camino trazado en el cual sabemos que la hoja se ha arrugado y que, sin técnica alguna, esta no volverá a ser como antes?
La vida se hace a medida que transitamos por ella, no podemos pretender comprender ni conocer los caminos que no hemos transitado. Con un poco de suerte -tal vez- alguien nos deje un mapa para llegar a ellos.
No conocemos el triunfo, ni la felicidad, ni un poquito de lo que somos capaces de hacer hasta que hacemos algo por ello.
Para triunfar hay que caer.
Para ser feliz hay q sufrir.
Y para descubrir nuestros potenciales debemos comenzar por saber cuales son los que desconocemos. (Como dice brillantemente "No puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido" R.F, "El caballero de la Armadura oxidada".)
No digo que siempre esto es así. Tal vez no siempre es necesario sufrir para ser felices, pero cuando ha sido así, el valor de esto es muchas veces mayor, simplemente, por que sabemos cuanto duele caer -pero mejor aún- sabemos el valor que tiene levantarse.
Y para ser lo que pretendemos, primero debemos tener bien en claro lo que NO queremos.
Y luego, el camino bajo nuestros pies viene solo.
 
domingo, abril 08, 2007
Posteado por Libelula a las 2:52 a. m.

Quiero cantar con el viento.
Volar sobre mis besos.
Llamar a la lluvia y disfrutar su presencia.
Quiero dar los besos más dulces.
Quiero recuperar aquello que está perdido.
Quiero soñar con mis amigos.
Quiero despertar sonriendo.
Quiero repartir besos entre mis seres queridos.
Quiero sentir un beso escondido...
Quiero volver a encontrarme en sus ojos...
Quiero querer.
Quiero perder.
Quiero ganar.
Quiero sentir.
Quiero, quiero y quiero.
Y no se me olvida querer.
Y quiero que se me olvide que quiero olvidar...
Y quiero olvidar lo que duele.
Y quiero recordar tooooooooooooodo aquello que me hace feliz.
Y quiero cantar...
Y quiero correr...
Y caminar hasta que no me den los pies...
Quiero ser libre...
Quiero hacer lo que yo quiero..
Y quiero enseñar..
Y que me enseñen..
Y quiero aprender aquello que nadie más ha aprendido.
Y quiero.. quiero que me quieras, que vuelvas, y que te des cuenta.
Y quiero que me dejes, para sentir el sabor de tu ausencia.
Y quiero querer todas las cosas que quiero, para que nunca, pero nunca.. se me olviden las cosas que quiero.

Y quiero mi vida.
Por sobretodas las cosas.