martes, mayo 20, 2008
Posteado por Libelula a las 12:30 p. m.

Como algunos sabrán estoy realizando un curso de Adiestrador de Perros de Asistencia.
Me llena de orgullo mezclar lo que más me gusta (los perros...) con algo que está ligado a lo que estudio.
Pero me llama la atención, que en nuestro país, nuestro Chile solidario, que se paraliza ante historias por 27 horas al año en la famosa Teletón sea tan frío en el mismo aspecto, en una situación diferente.
Parte del entrenamiento de los perros, es viajar y vivir las situaciones que potencialmente harán con sus dueños definitivos: Visitas a restaurantes, viajes en locomoción y todo lo que algunas personas hacemos con completa "normalidad".
Este fin de semana me tocó viajar con mi compañera perruna, y los problemas no tardaron en aparecerse.
Incluso es más, en la institución que menos me imaginé, fue donde tuve más problemas: EFE, no querían dejarme subir con ella a no ser que la tuviese sedada, con bozal y en una jaula.
No pudieron comprender -con ley en mano- que lo que estaban haciendo va contra las leyes que procuran un trato igualitario para todos los Chilenos.
Les pregunte "Entonces cuando venga alguien en silla de ruedas con un perro de asistencia, no lo dejarán viajar?" Me dejó perpleja la respuesta "Si no es ciego, no."
Señores, no seamos tan cerrados, la ceguera no es la única discapacidad que existe. Es cosa que en vez de mirar, puedan ver lo que muestra realmente la Teletón.
No es cosa de dar un par de pesos una vez al año, y olvidarse del asunto por el resto de 263 días.
 
miércoles, mayo 07, 2008
Posteado por Libelula a las 11:56 p. m.

Como todos los que ya han paseado por acá las últimas semanas, sabrán que estuve participando en un concurso de Nivea.
Siento decirles en primer lugar, que no salí ganadora.
Siento decirles en segundo lugar, que aquello de los votos era una simple excusa de marketing, ya que ellos eligieron a la ganadora.
Es terrible como empresas se aprovechan de la fé pública y no cumplen ni con las bases de los concursos, ni con lo que dicen que harán.
Te-rri-ble.
Sí, también lo digo de picada. Pero una cosa es que me crean estúpida, y otro que se los confirme.
No lo hice.
Por lo menos les llamé la atención y no dejé este atropello así tal cual.
Ya no les compro nada a Nivea, no me refiero a sus productos, sino su imágen y palabra.