lunes, enero 08, 2007
Posteado por Libelula a las 4:07 a. m.


Es tan difícil comprender a las personas.
Al principio, en la infancia, comenzamos evitando todos los dolores que podamos, y mientras vamos creciendo, hacemos justamente lo contrario.
Cuando descubrimos el dolor como tal, de las heridas nos sacamos las cicatrices, nos tiramos al suelo, nos caemos simplemente para dejarnos caer una vez más.
Qué nos hace disfrutar del dolor?
Será que nos hace sentir vivos? Llenos de algo que no podemos describir pero que sin duda se parece a la vida?
Por qué cada día hay más personas sadomasoquistas?
El dolor es algo estéticamente rechazado, pero al interior, donde nadie nos vé... lo es también?
Hay alguna razón para guardar fotos que nos recuerdan hermosos momentos que no volverán, y que al evocarlos, nos dan un poquito de cálido dolor?
Cuál es el sabio y preciso límite que separa el dolor del placer?
Y cuales son las maneras de no traspasar estos límites?
Si alguien las conoce.. no dude en decirmelo.
Buenas causas están adjuntadas a las respuestas de todas estas dudas.
 
sábado, enero 06, 2007
Posteado por Libelula a las 4:11 p. m.


Desde que estoy de vacaciones, he tenido suficiente tiempo como para ver muuuuuuchas películas, y lejos la mejor película de terror es An Inconvenient True , de Al Gore. Si tienen tiempo, es ocasión de verla. Hasta cuando vamos a matar a la madre que nos da la vida, la diversión y todo lo que conocemos? Desodorantes en Spray, contaminación, mal uso de los recursos.. hasta cuando?
Y si el planeta se comporta como loco.. tendremos algo que ver con nuestra actitud nosotros?
Otra película que también habla de esto, pero a menor escala es Happy Feet, una película familiar, que si se observa en la forma general, es una crítica y tirón de orejas también sobre el mismo tema..
Necesitaremos que un pingüino venga a bailar para tomar conciencia?
Hasta que punto tenemos que esperar?