domingo, junio 18, 2006
Posteado por Libelula a las 3:05 a. m.

Me tosté en tus mejillas
como el sol en la tarde
se desgarra mi cuerpo
y no vivo un segundo
para decirte que sin ti muero
Juan Luis Guerra - Estrellitas y Duendes.

Los placeres culpables son gran parte de mí. Tengo miles de ellos. Desde escuchar Juan Luis Guerra hasta hundir las manos donde ponen legumbres y revolver.
Podría nombrar miles. Miles que en este segundo no se me ocurren.
Qué hacen que estas cosas ante los demás nos averguencen? Por qué no poder admitir algunas veces que si escuchamos canciones que a prejuicio de los demás no deberíamos?
Ahora conozco gente que admite escuchar Ricardo Arjona y Alejandro Sanz y no se sonrojan.
Yo no podría. Además de que encuentro que es demasiado corta-venas para mí, ese estilo no me gusta.
Pero este cuento va más allá de eso. Más allá de la música.
El cuento es por qué nos avergonzamos tanto de algunas cosas que nos hacen ser lo que somos.
Es que acaso la exclusividad y las ganas de ser distintos, pero aún así integrar un grupo que nos identifique es mayor?
Es que acaso nos sentimos tan sólos que la es muy grande la necesidad de "pertenecer" a algo o alguien nos hace tener placeres culpables?
Tengo placeres culpables, y creo que ya es tiempo para que dejen de serlo.
Adoro bailar salsa y merengue.
Mirar revista y robarme las fotos hermosas.
Escribir hasta en los papeles de micro.
Dar siempre el último beso, y de vez en cuando ser sarcástica.
Es que acaso debemos olvidarnos de nuestros pequeños placeres que en público nos producen vergüenza?
O es que mejor los vivimos como debemos y los sacamos de las sombras?
Ahí está planteada la pregunta. Ahora lo importante es saber cual es la respuesta.
Y ahora.. te atreverías a decir tu placer culpable?
 
6 Comentarios:


At 18 junio, 2006 18:31, Blogger Mechón Barsa™

¿Qué hace que estas cosas ante los demás nos avergüencen?

Elemental, mi querida Libélula. Porque no son estándar. Me explico. A tí te gusta Juan Luis Guerra pero de una manera más romántica y no tan movida como es el estándar. Es más explicable quizás en las mujeres porque como son más sensibles, es como el estándar. En mi caso particular (disfruto de la música de Alejandro Sanz) es más mal visto. El estándar dicta que los hombres tenemos que escuchar música que el estándar dice implícitamente que es "música para hombres".

Y efectivamente, uno por querer tener un sentido de pertenencia (a la sociedad, a un grupo de amigos, etc) es que trata de seguir estándares y avergonzarse de sus gustos (que uno tiende a llamar "placeres culpables"). Pero cuando uno alcanza cierta seguridad en sí mismo y aceptación personal, y siente que uno es uno en su individualidad y que no necesita andar siguiendo estándares, ya los "placeres culpables" no lo son, y no siente tanta vergüenza como antes.

 

At 19 junio, 2006 09:40, Blogger bass_ofia

Gracias por pasar a mi blog!

Tocar el violín?

Pero si eso es muy fácil, sólo te consigues unos pololos amigos y no te despegas de ellos! jaja

Fuera de leseo, nada mejor que los placeres culpables para alimentar el alma!

Salu2

http://bassofia.blogspot.com

 

At 19 junio, 2006 11:36, Blogger JuanitO

Que notorio el cambio en tu Blog, me gusto mucho!
Precisamente hoy me prepare uno de mis placeres culpables...una lasaña :B
Deseo tengas un lindo dia fran!
=***************

 

At 13 julio, 2006 08:53, Anonymous Anónimo

best regards, nice info
» » »

 

At 22 julio, 2006 07:59, Anonymous Anónimo

Very cool design! Useful information. Go on!
» »